Image Alt

Blog

Apóstol Santiago Patrón de España

El apóstol Santiago: Patrón de España

El apóstol Santiago es el patrón oficial de España desde el siglo XVII. Sin embargo, su patronazgo no siempre fue único y fue motivo de disputa entre la orden religiosa de los Carmelitas y la nobleza.

Durante el siglo IX, los reyes de la Reconquista ya reconocían a Santiago el Mayor como patrón de sus reinos debido a la leyenda de la batalla de Clavijo. El Apóstol se convirtió en el brazo armado del catolicismo y un símbolo para la Reconquista.

El Voto de Santiago

Recoge la leyenda que, durante la batalla de Clavijo (844) capitaneada por el rey Ramiro I de Asturias, apareció el apóstol Santiago encima de un caballo blanco blandiendo una espada. La aparición de Santiago el Mayor permitió a las tropas vencer a los musulmanes y, desde entonces, la representación del Apóstol a caballo es conocida como Santiago Matamoros.

La Batalla de Clavijo de Corrado Giaquinto. Foto: Museo Nacional del Prado

La Batalla de Clavijo de Corrado Giaquinto. Foto: Museo Nacional del Prado.

Tras la batalla de Clavijo, el rey Ramiro I estableció el Voto de Santiago. Gracias a la ayuda que el Apóstol dio durante la Reconquista, los reinos cristianos se comprometieron a pagar un impuesto anual en favor de la iglesia compostelana.

Con el Voto de Santiago, el Apóstol quedó nombrado patrón de España. Sin embargo, no fue hasta el siglo XVII, cuando el papa Urbano VIII hizo oficial su patronazgo. Y así fue hasta que la orden religiosa de los Carmelitas Descalzos propuso que compartiera el puesto con santa Teresa de Jesús.

El copatronazgo

En 1617, tras la beatificación de Teresa de Jesús, la orden de los Carmelitas Descalzos propuso que la santa compartiera el patronazgo de España con el Apóstol. Tal propuesta fue aceptada y el rey Felipe III la ratificó en 1618.

En 1622, el ya rey Felipe IV, insiste para que el Papa proclame a la santa como copatrona y así lo hace. Sin embargo, gran parte del clero y la nobleza se posicionaron en contra de esta decisión. La Orden de Santiago fue una de las más afectadas y, el escritor Francisco de Quevedo, miembro de la Orden, se puso al frente de una investigación para justificar que el Apóstol debía ser el único patrón.

Fruto de su lucha, Quevedo escribió el Memorial por el patronato de Santiago, en el que recuerda al rey que “Santiago dio a vos el reino, quitándole con la espada a los moros”. Además, justifica en sus escritos que “No hay, señor, otro patrón como Santiago, ni otro reino con las obligaciones de éste, ni otro rey que le deba por vasallaje lo que vos le debéis”.  

El apóstol Santiago a caballo.

El apóstol Santiago a caballo.

Pese a su intención de servir, Quevedo ofendió al monarca y, en 1628, fue condenado a seis años de destierro. Sin embargo, durante su exilio, el escritor siguió con su lucha y envió al conde-duque de Olivares una nueva obra, Su espada por Santiago, para que convenciera al rey.

Tal fue la insistencia que en 1630, el rey Felipe IV pidió al papa Urbano VIII que derogase el copatronazgo y le devolviera el honor a Santiago de ser único y solo Patrón de la Nación Española.

Grito militar

En honor al Patrón de España y siguiendo la leyenda de la Batalla de Clavijo, algunos cuerpos militares mantienen el grito “¡Santiago y cierra España!”. Con estas palabras, los cristianos se preparaban para una ofensiva durante la Reconquista y trataban de invocar la ayuda del Apóstol.

El grito cobró tal protagonismo que la explicación de su uso aparece hasta en El Quijote de Miguel de Cervantes. “Este gran caballero de la cruz bermeja háselo dado Dios a España por patrón y amparo suyo, especialmente en los rigurosos trances que con los moros los españoles han tenido; y así, le invocan y llaman como a defensor suyo en todas las batallas que acometen”, explica don Quijote a Sancho.

Dejar un comentario

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit sed.

Follow us on