Image Alt

Blog

La ciudad de Burgos

El Camino francés 13: de Burgos a Hontanas

Los peregrinos que inician el Camino de Santiago en Saint Jean Pied de Port se enfrentan a su décimo tercera etapa. Un recorrido de treinta y un coma un kilómetros que se inicia en Burgos y puede acortarse acabando la etapa en Hornillos del Camino.

Para afrontar esta etapa, en verano se recomienda madrugar y salir temprano. De esta forma el peregrino puede evitar las altas temperaturas en un recorrido que transcurre por campos de cereales sin casi sombra. La ruta se ajusta al trazado original del Camino y por ello pueden reconocerse fragmentos intactos de la antigua calzada romana.

Burgos

La ciudad de Burgos debe su origen a una necesidad defensiva. En el año 884, el rey de Asturias Alonso II el Casto ordenó al conde Diego Porcelos la construcción de una fortaleza. En torno a ella se fueron asentando pequeños burgos, que poco a poco convirtieron la ciudad en la que es hoy. Como antigua fortaleza, Burgos cuenta con un Castillo situado en el cerro de San Miguel.

La silueta de la ciudad está dominada por su Catedral. Una obra del Maestro Enrique y Juan de Colonia que se empezó a construir en el año 1221, durante el reinado de Fernando III el Santo. Es uno de los mejores ejemplos del arte gótico europeo.

Otro de los grandes emblemas de la ciudad es el Arco de Santa María. En la Edad Media constituía una de las doce puertas de acceso a Burgos. Tras cruzar el puente de Santa María sobre el río Arlanzón y cruzar el Arco, el peregrino accede a la plaza del Rey San Fernando, donde se alza la Catedral.

Arco de Santa María

Arco de Santa María. Foto: Ayuntamiento de Burgos

Burgos es uno de los hitos más importantes del Camino de Santiago. El Santo Patrón de la ciudad es San Lesmes, un peregrino francés que en el s. XI, de regreso de Compostela, se quedó en la ciudad para proteger y aconsejar a los peregrinos.

Fuera de la ciudad medieval, se construyó la iglesia de San Lesmes, para hormar al santo. Frente a ella, en el s. XVI se fundó el Hospital de peregrinos de San Juan. Del edificio original solo se conserva la portada y actualmente alberga la casa de la cultura.

Otro de los edificios más emblemáticos de Burgos es el monasterio de Las Huelgas Reales. Se construyó entre el s. XII y el XIII por orden del rey Alfonso VIII. En su interior hay una capilla dedicada al apóstol Santiago. En ella una figura le representa con el brazo articulado. La escultura de madera del s. XIII se conoce como Santiago el Espaldarazo, ya que con su espada armaba caballeros a los reyes y los consagraba en su cruzada contra los musulmanes. Junto al monasterio, se construyó en 1195 el Hospital del Rey. Un conjunto renacentista que estaba destinado a atender a los peregrinos del Camino.

Camino a Hontanas

Desde el monasterios de Las Huelgas, poco antes de la línea de ferrocarril, el peregrino debe girar a la derecha y tomar una pista asfaltada. Siguiendo el cauce del río Arlanzón, se llega hasta Villalbilla y a su salida, después de un kilómetro, se llega al Puente del Arzobispo y se entra en Tardajos.

Un gran crucero del s. XVIII da la bienvenida al peregrino. Se atraviesa el pueblo por la calle del Mediodía, la plaza Leandro Mayoral y la calle Real Poniente. Tras salir del pueblo, el peregrino toma la carretera hasta llegar a la cercana localidad de Rabé de las Calzadas. Durante el trayecto se cruza el río Urbel, que recorre más de cincuenta kilómetros de la provincia de Burgos.

Para entrar en la localidad se cruza un puente decorado con conchas veneras, símbolo del Camino. Este pueblo es el lugar de unión de dos antiguas calzadas romanas, en él se encuentra un Palacio que data del s. XVII.

Puente sobre el río Úrbel

Puente sobre el río Úrbel. Foto: Ayuntamiento Rabé de las Calzadas.

Una vez el cementerio de Rabé queda a la izquierda, el Camino continua por la meseta castellana durante nueve kilómetro. En verano se recomienda ir bien protegido contra el sol. En caso de no contar con agua suficiente, a tres kilómetro del pueblo se encuentra la fuente de Praotorre y unas mesas.

La pista con pendiente ascendente alcanza una zona más plana donde se asienta la localidad de Hornillos del Camino. Para llegar hasta el pueblo hay que descender por una pendiente pedregosa, apodada Matamulos.

Para algunos peregrinos, la entrada en Hornillos es el fin de esta etapa. Un recorrido de diecinueve coma ocho kilómetros que puede ser suficiente. Es uno de los mucho ejemplos de pueblo-camino. Contó con varios hospitales para peregrinos, de los que solo se conserva el del Santo Espíritu.

Los peregrinos más preparados pueden continuar su jornada. El panorama es muy similar al anterior. Tras salir de Hornillos, una larga pista vuelve ascender por la meseta. A cinco kilómetros del pueblo se encuentra una cruz de Santiago. Tras una caminata de más de diez kilómetros, el peregrino llega finalmente a la localidad de Hontanas.

Dejar un comentario

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit sed.

Follow us on