Image Alt

Blog

Catedral de Santiago de Compostela

Historia de Santiago de Compostela: la ciudad del Apóstol

El núcleo urbano de Santiago de Compostela se origina en torno al sepulcro del apóstol Santiago. Entre los años 820-830, el rey Alfonso II recibe la noticia de que el obispo de Iria Flavia, Teodomiro, ha descubierto los restos de Santiago el Mayor. El monarca no tarda en organizar una comitiva y viajar hasta el lugar, donde confirma que los restos pertenecen al Apóstol. Y donde se encontraron manda construir una pequeña iglesia.

El hecho de que allí se hallasen los restos de uno de los doce apóstoles propició la aparición de varios asentamientos que poco a poco conformarían la ciudad. Es por esto por lo que el origen de Santiago de Compostela se remonta al siglo IX.

Con anterioridad a estos hechos la ciudad no existía. Sin embargo, se ha descubierto en excavaciones arqueológicas que anteriormente allí se asentaba una villa romana que perduró hasta el siglo VII.

Apóstol Santiago

Escultura del apóstol Santiago.

En el año 874, el obispo Teodomiro fallece y es enterrado en Compostela. Poco tiempo después la nueva ciudad se convierte en sede real de la Diócesis de Iria Flavia, que en 1095 pasará a ser la Diócesis de Santiago. La importancia del santuario propició el cambio de sede, pero también la necesidad de alejarla de la costa y protegerla de saqueos y ataques.

A finales del siglo IX, el número de feligreses que se acercaban al templo a rendir culto al Apóstol hizo que la primera capilla se quedara pequeña. Es entonces cuando el rey Alfonso III, sobrino del anterior monarca, manda construir una nueva iglesia sobre el sepulcro.

La primera muralla de la ciudad se levanta a mediados del s. X, para protegerla de ataques sarracenos y normandos. En el año 997, Compostela fue objetivo del caudillo árabe Almanzor, que solo respetó el sepulcro del Apóstol. El rey Bermudo II y el obispo San Pedro de Mezonzo reconstruyeron la ciudad y el templo. La necesidad de proteger el nuevo núcleo llevó a construir a principios del s. XI una nueva muralla, mejor fortificada y más extensa.

El muro marcará las lindes de la ciudad medieval, y como se recoge en el Códice Calixtino dispondrá de siete puertas. Los siglos XI y XII serán años de crecimiento y expansión. Hasta Compostela llegaban peregrinos de toda Europa. Es en este periodo cuando se asienta el primer Camino de Santiago.

La ciudad de Santiago y su crecimiento artístico

El auge promoverá que el rey Alfonso VI y el obispo Diego Peláez inicien en 1075 el proyecto de la gran catedral que perdura hasta hoy. La primera basílica de estilo románico se terminó de construir en torno al año 1122 bajo el mandato del obispo Diego Gelmírez.

La nueva catedral promovió el culto a la tradición jacobea y a la peregrinación. De esta etapa data el manuscrito del Códice Calixtino, centrado exclusivamente en el apóstol Santiago. Es el momento de mayor desarrollo cultural y político de la ciudad. La catedral impulsó la construcción de otros templos, hasta diez según el Códice, como el de San Martiño Pinario.

Los gremios locales de plateros o azabacheros vivían al amparo de las peregrinaciones. Cuando el Papa Alejandro III otorga a la Catedral la absolución plenaria, en 1180, el número de peregrinos aumenta considerablemente. La basílica se consagró en el año 1211 en presencia del rey Alfonso IX.

Los siglos XVI, XVII y XVIII trajeron a la ciudad nuevas oportunidades. En este periodo cabe destacar a la familia Fonseca. La transformación de su casa familiar en 1544 en centro pedagógico propiciará la creación de la Universidad Compostelana.

También en estos años, los Reyes Católicos viajan hasta Santiago y ante las precarias condiciones sanitarias mandan construir un centro para atender a los peregrinos, el Hospital Real.

Hospital de los Reyes Católicos en el s. XX

Hospital de los Reyes Católicos en el s. XX.

Con la llegada del estilo barroco a través del camino, la ciudad renueva su imagen. Se reforma la fachada principal de la Catedral y se consolidan las cuatro plazas que la rodean: la del Obradoiro, la de las Platerías, la de Azabachería y la de Quintana. A finales del s. XVIII el barroco empieza a dar paso al estilo neoclásico y se culminarán algunas obras como la del Palacio de Raxoi.

En la primera mitad del s. XX, la construcción del aeropuerto o la reconversión del Hospital de los Reyes Católicos en Parador Nacional de Turismo contribuyeron al desarrollo de la ciudad. Con la llegada de la democracia, Santiago de Compostela se convierte en la capital de Galicia y en su centro político. La visita del papa Juan Pablo II en 1982 aumentó el número de peregrinaciones que no habían parado desde el descubrimiento de los restos del Apóstol.

En 1985, la ciudad de Santiago de Compostela fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad. La belleza urbanística y su importancia espiritual como santuario del apóstol Santiago llevaron a la UNESCO a concederle este título.

Dejar un comentario

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit sed.

Follow us on