Image Alt

Blog

Botafumeiro

Historia del Botafumeiro: el purificador de la Catedral

El Botafumeiro es uno de los símbolos más reconocidos de la Catedral de Santiago de Compostela. En gallego significa, literalmente, “esparcidor de humo”. Es un incensario que quema en su interior una mezcla de carbón e incienso. Es el más grande del mundo y se cree que se utiliza desde la Edad Media.

En su origen tenía la función de purificar el aire de la Catedral. Hasta el templo acudían centenares de peregrinos tras un duro camino. La poca higiene y las enfermedades que algunos desprendían hacían insoportable el olor dentro de la Catedral. La quema del incienso dentro del Botafumeiro permitía hacer más agradable el ambiente en las ceremonias multitudinarias.

No se sabe con certeza cuál es el origen del Botafumeiro. Sin embargo, se menciona en el Códice Calixtino como Turibulum Magnun. Por ello se sabe que ya formaba parte de la Catedral en el s. XII.

El actual Botafumeiro es una réplica del original, que fue saqueado en 1809 por las tropas napoleónicas. Puesto que estaba hecho de plata, el destino que los historiadores le atribuyen fue la fundición y posterior conversión a monedas de la República francesa.

En 1851, un orfebre llamado José Losada, fabricó para la Catedral un nuevo Botafumeiro, esta vez de latón plateado. El regalo tenía una altura de un metro y medio, y su parte más ancha medía cincuenta y nueve centímetros de diámetro. El peso total del artilugio era de cincuenta y cuatro kilos. En 2006, Luis Molina Acedo se encargó de restaurar el Botafumeiro, añadiéndole un baño de plata que ha incrementado su peso hasta los 62 kilos.

¿Cómo funciona el Botafumeiro?

Los encargados de cuidar el Botafumeiro son conocidos como “tiraboleiros”. Ocho hombres a los que se le confía, entre otras cosas, poner en marcha su vuelo. Para dar mayor solemnidad al acto, los tiraboleiros se visten con roupóns, unas capas de color malva.

El característico movimiento pendular se inicia en el altar mayor y alcanza una velocidad de sesenta y ocho kilómetros por hora y una altura de veinte metros. El Botafumeiro se sujeta con una gran maroma que desciende de una estructura en la base de la cúpula del crucero. De la maroma penden ocho pequeñas cuerdas de esparto con nudos, desde donde los tiraboleiros controlan el movimiento.

¿Cuándo se puede ver el Botafumeiro?

El Botafumeiro se utiliza por motivos litúrgicos, y viene a simbolizar la verdadera actitud del creyente. Así como el humo asciende, las oraciones de los peregrinos deben alzarse.

Para ver el Botafumeiro en movimiento existen ocasiones especiales en las que el vuelo del incensario está programado:

  • 6 de enero, Epifanía del Señor
  • Domingo de resurrección
  • Ascensión del Señor
  • 23 de mayo, Aparición del Apóstol-Clavijo
  • Pentecostés
  • 25 de julio, Martirio de Santiago
  • 15 de agosto, Asunción de María
  • 1 de noviembre, Día de Todos los Santos
  • Cristo Rey
  • 8 de diciembre, Inmaculada Concepción
  • 25 de diciembre, Navidad
  • 30 de diciembre, Traslación del apóstol Santiago

Pese a que el Botafumeiro de latón está reservado para las misas solemnes, en las eucaristías de los domingos se utiliza otro incensario conocido como La Alcachofa. En caso de que un grupo de peregrinos quisiera disfrutar del Botafumeiro original, puede solicitarlo en la Catedral previo pago de una limosna de 300€.

Dejar un comentario

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit sed.

Follow us on