Image Alt

Blog

Lesiones de pie y tobillo

Lesiones de pie y tobillo durante el Camino de Santiago

El Camino de Santiago es un viaje espiritual que permite al peregrino buscar el sentido de su vida y el autoconocimiento. Sin embargo, también es una prueba de resistencia física a la que hay que enfrentarse bien preparado para evitar lesiones que impidan completar el viaje hasta la tumba del apóstol Santiago.

Casi ochocientos kilómetros separan Saint Jean Pied de Port de Santiago de Compostela. El peregrino que recorre todo el Camino francés se enfrenta a treinta y una duras jornadas. Para los que recorren los cien kilómetros necesarios para obtener La Compostela, el reto no es menor. Por ello, es necesario entrenar antes de iniciar la Ruta Jacobea y prevenir lesiones durante el Camino.

Esguince de tobillo

El esguince se produce cuando un ligamento se estira más de lo que debería. Esto puede ocurrir debido a una fuerte torcedura o bien por una antigua mala pisada. La alteración en la pisada puede provocar que el ligamento se estire cada vez más y eso acabe provocando el esguince. Las ampollas son una de las principales causas de esta alteración en la forma de andar.

Hay distintos grados de esguince, lo más graves necesitan atención sanitaria. Para prevenirlo lo mejor es utilizar un calzado adecuado, que se ajuste bien al pie y sujete el tobillo. Antes de realizar el Camino de Santiago conviene caminar sobre superficies irregulares para fortalecer la musculatura.

Fascitis plantar

La fascitis plantar es otro de los grandes enemigos del peregrino. Aparece por la sobrecarga de toda la planta del pie. La fascia plantar es la encargada de amortiguar parte del peso que recibe el pie al caminar.

Puede estar provocada por el uso de un calzado incorrecto, por una mala pisada debido al dolor que generan las ampollas o por nuestro propio sobrepeso corporal. Para prevenirla, lo ideal es que un podólogo te realice un estudio de la pisada antes de iniciar el Camino de Santiago. De esta forma se puede optar por utilizar una plantilla que corrija la forma de andar.

Durante la Ruta, hay que estirar la fascia plantar y los gemelos al final de cada jornada para evitar la sobrecarga. Otra buena forma de prevenirlo es masajeando la zona. El fisioterapeuta Dani Keral enseña cómo realizar un buen masaje plantar.

Una vez que aparece el dolor producido por la fascitis plantar no se debe seguir caminando. Hay que visitar a un traumatólogo, podólogo o fisioterapeuta con el fin de que realicen una valoración de la situación y consideren si se puede seguir con la marcha.

Metatarsalgias

Las metatarsalgias son una irritación en la cabeza de los huesos metatarsiano, el inicio de los dedos de los pies. Durante la marcha, la parte delantera de la planta del pie carga el principal peso.

Esta dolencia se produce en personas que caminas largas distancias. Para prevenir su aparición durante el Camino, lo mejor es no cargar con mucho peso. Por ello hay que llevar una mochila adecuada y solo lo imprescindible para tu viaje.

Dejar un comentario

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit sed.

Follow us on