Image Alt

Blog

Lesión de rodilla

Lesiones de rodilla durante el Camino de Santiago

El Camino de Santiago lleva al peregrino a probarse a sí mismo. La Ruta Jacobea invita a hacer un viaje espiritual, pero también supone un esfuerzo físico y mental. Los kilómetros que cada día se recorren hasta llegar a Santiago de Compostela pueden pasar factura y acabar provocando una lesión.

Junto con los pies y los tobillos, las rodillas son una de las partes que más sufren durante las largas caminatas. Por tanto, hay que estar atento a posibles molestias y seguir todos los consejos para evitar que las rodillas sufran durante el peregrinaje.

Condromalacia rotuliana

La condromalacia es el desgaste de la rótula sobre el fémur. Es algo que todo el mundo padece en mayor o menor medida, debido al acto de caminar. El roce se incrementa durante la bajada de cuestas o escaleras.

Sin embargo, la condromalacia también se puede generar por posturas sedentarias. Esto se produce debido a que el músculo detrás de la pierna, los isquiotibiales, se acortan y provoca más tensión sobre la rótula.

  • Para evitar la tensión sobre la rótula, la mejor solución es estirar.

El fisioterapeuta Dani Keral asegura que la mejor forma de prevenir la condromalacia es estirando el cuádriceps y los isquiotibiales. Por tanto, al final de cada etapa, es muy importante recordar el estiramiento de estos dos grupos musculares.

  • Durante el Camino, una de las soluciones para evitar sus síntomas es que el peregrino utilice uno o dos bastones para caminar.
  • Otro de los trucos del fisioterapeuta Keral, es alternar la bajada de cuestas de espaldas y de frente.

Tendinitis

La tendinitis suele venir derivada de la subida y bajada de cuestas prolongada o por la sobrecarga de alguno de los músculos del muslo. La tendinosis del tendón rotuliano es la que afecta al cuádriceps, y la tendinosis de la pata de ganso se produce dentro de la rodilla.

De nuevo, la mejor prevención es estirar bien los distintos grupos musculares de la pierna, principalmente el cuádriceps. Antes de iniciar el Camino de Santiago, conviene fortalecerlos, ya que “un músculo fuerte es un músculo resistente”.

En caso de lesión, aplica hielo en la zona para reducir la molestia. Sin embargo, si el dolor es continuado, el peregrino deberá guardar reposo y aplazar su viaje a Santiago hasta que sea tratado por un fisioterapeuta.

Lesión de menisco

El menisco es una almohadilla que sirve para amortiguar una articulación. En el caso de las rodillas, los meniscos son una estructura vulnerable, ya que el paso del tiempo provoca su desgaste.

Las personas que trabajan de pie, las que pasan mucho tiempo de cuclillas o las que realizan ejercicios de impacto son los más proclives a un desgaste acelerado. La lesión en el menisco se produce por sus “cuernos”, posteriores y anteriores. Es en esta zona donde el menisco se ancla a la tibia y por donde es más fácil que se rompa.

  • Para prevenir el desgaste acelerado del menisco, lo mejor es fortalecer la musculatura de la rodilla, cuádriceps e isquiotibiales.

Sin embargo, es inevitable que con el paso del tiempo se produzca un desgaste. En caso de lesión, se debe guardar reposo y aplicar hielo en la zona. Acudir a un fisioterapeuta es fundamental ya que la musculatura se resiente y se contractura.

Los peregrinos que acaben de sufrir una cirugía de menisco o tengan una lesión grave, deberán aplazar su viaje hasta la tumba del apóstol Santiago. Aquellos que, pese a tener una lesión, sufran molestias leves, pueden preparase haciendo ejercicios de fortalecimiento. Además, pueden realizar ejercicios de propiocepción, es decir, movimientos de equilibrio y estabilidad de la rodilla.

Dejar un comentario

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit sed.

Follow us on