Image Alt

Blog

Monumento a San Francisco

Monumento a San Francisco

Frente al convento y la iglesia de San Francisco se encuentra un monumento al mismo santo. Una obra de granito de doce metros de alto realizada por el escultor gallego oriundo de Cambados Francisco Asorey.

Los Franciscanos comenzaron a conmemorar la celebración del VII centenario de la muerte de San Francisco en torno a 1925. Una peregrinación a Santiago que se conmemora debido a que fue en la ciudad compostelana donde San Francisco recibió el mensaje celestial de fundar conventos y expandir su Orden.

Fue en este momento cuando los Franciscanos deciden levantar un monumento en honor al santo. En un principio el proyecto era muy sencillo, sin embargo, las numerosas aportaciones económicas permitieron convertirlo en un enorme crucero.

Iglesia y Monumento de San Francisco

Iglesia y Monumento de San Francisco.

Simbología del monumento

La base del monumento es una gran plataforma cuadrada de granito en la que podía leerse la fecha de inauguración y la firma del escultor, hoy tapadas por las reformas de la calle. Inspirado por el Pórtico de la Gloria, Asorey decidió establecer como base del monumento unos dólmenes sin labrar para representar los vicios aplastados por la imponente figura de San Francisco.

El primer cuerpo del monumento está formado por cuatro grupos escultóricos, separados por las figuras de varios animales. Una oveja y su cordero, un lobo y un conejo buscan hacer referencia al cristianismo y al carácter manso que San Francisco quería inculcar.

Los cuatro conjuntos escultóricos quieren representar el Poder y el Pueblo en un lado; y en el otro la transfiguración del espíritu de San Francisco acompañado de otros santos como San Bernardino de Siena.

En la parte superior del monumento se encuentra la figura del Santo acompañado de tres mujeres, como representación de las Virtudes. La Pobreza aparece erguida sobre las espinas que representan su penuria, la Obediencia se representa en torsión y la Castidad lleva en su mazo izquierda el lirio. En la parte frontal aparece la figura de San Francisco abriendo sus brazos.

El monumento está coronado por una representación de Cristo como el alado de Verna. Esta última figura completa con una estructura en forma de estrella que señala el camino hacia la Catedral de Santiago de Compostela.

Dejar un comentario

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit sed.

Follow us on