Image Alt

Blog

Cruceiros de Portomarín

Un recorrido por los cruceiros del Camino Francés

El cruceiro es un monumento religioso que se conforma con una cruz de piedra. Normalmente se sitúa en los cruces de caminos, cerca de los cementerios o en las iglesias. A lo largo del Camino de Santiago, el peregrino puede encontrar a su paso varios de estos cruceiros que se han convertido en un símbolo del paisaje de Galicia.

El escritor gallego Castelao es el estudioso por antonomasia de los cruceiros. Según su interpretación, estos monumentos se levantaban para pedir el perdón de un pecado. Sin embargo, otros aseguran que era para proteger a los viajeros. Hay registrados cerca de 12.000 cruceiros en toda la Comunidad gallega, por lo que o los caminantes tienen su protección asegurada o hay muchos pecados que perdonar.

Otra de las teorías más apoyadas recoge que los cruceiros se levantaron en memoria de alguien. Se cree que bajo ellos se enterraban bebés que no habían sido bautizados y que, por tanto, no podían recibir sepultura en los cementerios.

Pese a que existen cruceiros anteriores, el origen de estos monumentos está estrechamente ligado al Concilio de Trento (1545-1563) al que asistieron un gran número de prelados gallegos. Se recoge en el acta conciliar XXV “De invocatione veneratione et reliquias sanctorum et sacriis imaginabas”. Esta reunión fue convocada por el papa Paulo III como respuesta al surgimiento del protestantismo.

Tras el Concilio, se promovió la construcción de los cruceiros para recordar a los fieles los beneficios de la religión católica. Sin embargo, con el paso del tiempo, estos monumentos se conservaron fundamentalmente en Galicia y pasaron a formar parte de la tradición cultural religiosa gallega.

Las partes del cruceiro

El cruceiro típico de Galicia es el conocido como de Fuste o Varal. Este tipo de monumentos se erigen sobre una plataforma que puede estar o no escalonada. A continuación, se encuentra el pedestal, que suele tener forma cuadrangular.

 

Partes del cruceiro. Foto: Galicia Maxica

Partes del cruceiro. Foto: Galicia Maxica

La parte alargada del cruceiro es conocida como fuste o varal. Puede presentarse con una forma circular lisa o acoger diversos motivos decorativos. Más arriba, entre el fuste y la cruz se encuentra el capitel. Este elemento suele presentar una compleja y trabajada decoración. Por último, se eleva la cruz, que normalmente porta un Cristo en el anverso y una Virgen en el reverso.

Los cruceiros están hechos de granito, una de las piedras más abundantes de Galicia. Su robustez y resistencia ha permitido conservar prácticamente intactos la mayoría de los cruceiros que se construyeron.

Lugo

La provincia de Lugo es la que más cruceiros acoge. La vertiente francesa del Camino de Santiago se adentra en Galicia a través de la localidad de O Cebreiro. Es aquí donde el peregrino encuentra el primer cruceiro del Camino francés. El apóstol Santiago aparece representado en el fuste y varias vieiras decoran el capitel.

Cruceiro de O Cebreiro

Cruceiro de O Cebreiro.

Siguiendo el trazado de la Ruta Jacobea, el peregrino puede encontrar el siguiente a su paso por Triacastela. Uno de los lados este cruceiro acoge la imagen de Cristo Crucificado y al otro la Virgen con el niño.

En la etapa 26, el peregrino puede pasar por el Monasterio de Samos antes de llegar hasta la localidad de Sarria. En Samos, se encuentra un cruceiro con una inscripción que indica la dirección de la ruta hacia Santiago de Compostela.

A su llega a Sarria, el peregrino puede contemplar otro de estos monumentos. El cruceiro de Santa Mariña se encuentra junto a la iglesia homónima.

El siguiente se encuentra en Portomarín y es el cruceiro de San Nicolás. Está cerca de la iglesia que venera al mismo santo. Es de estilo gótico y en ambas caras está representado Cristo.

Camino a Palas de Rei, el peregrino encuentra a su paso tres cruceiros y otros dos a su llegada al fin de etapa. Ya en Palas de Rei, uno se localiza junto a la Iglesia de Santiago de Lestedo y el otro junto a la iglesia de San Tirso.

Cruceiro de Melide.

Cruceiro de Melide.

En dirección a Arzúa, el peregrino puede visitar el cruceiro más antiguo del que se tiene constancia, el de Melide. Data del siglo XIV y está situado en la Plaza de San Roque. Es de estilo gótico y se levanta sobre una columna moderna a la que se acopló el capitel y la cruz original. Se cree que en su origen estaba policromado.

Acoge dos imágenes de Cristo, en un lado crucificado y en el otro mostrando las heridas. Su figura está acompañada de San Juan, la Virgen y una figura arrodillada, que se cree que es María Magdalena.

A Coruña

Una vez que el Camino se adentra en A Coruña, el número de cruceiros que el peregrino encuentra a su paso es menor. No es hasta llegar a las proximidades del aeropuerto de Lavacolla en Santiago de Compostela cuando aparece uno de estos monumentos.

El cruceiro de Lavacolla se encuentra cerca de la Iglesia de San Paio de Sabugueira. Este es el último hasta llegar a Santiago de Compostela, donde hay registrados cerca de 16. El más cercano a la Catedral de Santiago es el cruceiro do Gaio, en el Parque de la Alameda.

Dejar un comentario

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit sed.

Follow us on